Una manicura de calidad nos beneficia a todos

Posted on Posted in Blog

Lucir una manicura perfecta ha sido desde hace muchos años algo imprescindible para muchas personas.

Hoy en día los centros especializados en uñas (nail bars) proliferan como flores en primavera. La competencia es fuerte y en algunos centros podemos llegar a pagar un precio realmente bajo por nuestra manicura.

¿Pero sabemos lo que estamos pagando realmente? ¿Nos cercioramos de la calidad del producto? ¿De las condiciones laborales de la técnico que nos trata? ¿De la higiene del instrumental?

Las uñas están formadas principalmente por células muertas endurecidas y son permeables, por lo que cualquier producto que apliquemos sobre ellas penetra a través de las capas de piel y se absorbe total o parcialmente (dependiendo del tipo de producto).

En Elements no jugamos con la salud y sólo utilizamos productos de primeras marcas. Trabajamos con productos Shellac / Vinylux de CND que no contienen derivados del petróleo, toluenos, formaldehidos ni resinas sintéticas. Trabajamos las uñas sin tornos ni aparatos mecánicos que puedan dañarlas; el servicio se realiza manualmente y no rebajamos las uñas ni dañamos las cutículas.

Shellac Valencia

El hecho de trabajar con productos que no entrañen ningún riesgo es importante no sólo para el cliente sino también para el profesional que los aplica, ya que puede pasar varias horas al día trabajando con ellas y en caso de no ser las adecuadas pueden resultar muy nocivas por contacto y/o por inhalación.

Es importante que como usuarios valoremos, al mismo tiempo que las medidas de higiene y calidad de lo que nos aplican, las condiciones de trabajo del personal que nos atiende. Una técnico en uñas no puede pasar horas sentada en un taburete sin respaldo en el que poder descansar la espalda, no puede estar en contacto continuo con sustancias nocivas para la piel y las vías respiratorias, y por supuesto ha de contar con un contrato regulado y un sueldo digno.

Aun así, en Elements ofrecemos unos precios de venta al público más económicos que la media, incluso teniendo en cuenta que trabajamos con la mejor (y más cara) firma de esmaltado y que velamos por la salud de nuestras compañeras. El secreto radica en obtener un beneficio mutuo: cuidar de los clientes + cuidar a las profesionales = beneficio para la empresa.

Creemos en un concepto de belleza y relax saludable, sostenible, con tratamientos de lujo al alcance de cualquier persona y un modelo de trabajo en el que los empleados disfruten y gocen también de beneficios.

Está en nuestra mano luchar por nuestra salud y la de la gente trabajadora, huyendo de tratamientos sospechosamente económicos y que no nos muestren abiertamente las marcas de los productos aplicados.

Enlace de interés: El lado oscuro del negocio de las manicuras – El País